Hidden Figures

Sergio Beeche Antezana
Sergio Beeche Antezana

 

 

La historia es cambiante. Muchos triunfos y logros humanos suceden para conseguir y evidenciar cambios importantes y que la sociedad en la que vivimos tenga cierto progreso y pensamiento menos cerrado. Lastimosamente, la historia ha reconocido casi solo a los hombres blancos que consiguieron hacer descubrimientos al hacerlos públicos. Se atribuyen estos cambios o definiciones de época a nombres masculinos y con el renombre que tendrían en su momento o después de morir. ¿Y dónde quedaron las mujeres? ¿Acaso ellas no son suficientemente capaces para hasta superar la mente masculina? Estas preguntas son abarcadas por la agradable Hidden Figures, que se une al reconocimiento justo que deberían tener las mentes brillantes de las mujeres—por encima de muchos hombres— que delinearon su camino hacia el éxito.

Hidden Figures

El reflejo del esfuerzo y las responsabilidades extra de las trabajadoras afroamericanas que empleaba la NASA para hacer cálculos matemáticos y llevar a los hombres al espacio está en este filme con su visión clara de justicia. Se trata de las mujeres más que capaces de soportar y resistir a la sociedad dividida y completamente racista de los años sesenta, pero con ansias y determinación de salir adelante. Por más que costara en el medio segregacionista y por las circunstancias de rechazo, la esperanza es lo último que se perdía.

Hidden Figures

Entonces, Hidden Figures, como historia, se centra en sus tres protagonistas de logros memorables entre muchas otras que también podrían haber triunfado. Ese trío es interpretado con ahínco, pasión y esfuerzo por Taraji P. Henson, Octavia Spencer y Janelle Monáe. Ellas, más que interpretarlos, viven sus personajes, con los cuales se identifican para transmitir las emociones necesarias de lucha dentro de la historia real y del filme. Se les unen Kevin Costner (excelente), Jim Parsons, Kirsten Dunst, Glen Powell y Mahershala Ali, un muy buen elenco de soporte que cumple a cabalidad sus roles durante el metraje.

Hidden Figures

Lo que sucede por ahí es que la fortaleza de ese elenco no deja que se sienta una complejidad y emoción necesaria para las tres figuras principales. El arco narrativo de ellas se desvía un poco y pasa a segundo plano durante el tercer acto del filme, que construye bien el clímax de la película, pero no es necesariamente enfocado en ese viaje de comprensión humana que tanto intenta evidenciar. Al dejar de lado la profundidad de las figuras que están siendo homenajeadas en primer plano, la culpa es del director. Theodore Melfi hace bien su trabajo en montar la historia, pero no sabe el verdadero potencial que tiene en las tres figuras principales, dándole un poco más de atención innecesaria a, justamente, los personajes blancos (los cuales, de cierta manera, también quiere ver redimidos).

Hidden Figures

Por eso, Hidden Figures es película con la adecuada mentalidad actual, intentando mostrar las injusticias del pasado, pero con dramatismo rezagado. Y eso está bien. No se trata tanto de hacer hincapié en los aspectos negativos. El sentimiento va más hacia la superación de los obstáculos, la esperanza y la insistencia de hacer reconocer el trabajo humano, más allá de los colores de la piel y diferenciaciones de género. Por eso se vuelve filme de alegría y sabor dulce para la audiencia. Hace sentir calor y compasión en el corazón.

De todos modos, la historia es envolvente. Para esto, la fotografía y montaje son adecuados y las canciones de Pharrell Williams funcionan a la perfección, aportando el gustoso rythm and blues de la película.

Gracias a un guion con las mejores intenciones, los momentos más ligeros son acompañados por escenas de seriedad y lucha desde la frustración interna de los personajes hacia la externalidad injusta de una sociedad de la cual no estoy muy seguro que haya superado estos delicados temas. Por suerte, el alma energética de Hidden Figures viene de estas geniales personalidades. Talentos ocultos por tanto tiempo de la historia que acostumbra visibilizar solo lo individual (blanco y masculino), cuando el éxito y triunfo de los avances históricos de la humanidad pueden venir del carisma y sabor de estas mujeres negras con tanto gusto por la vida misma.

“They are hidden figures NO MORE!”

 

Calificación: 8

Comments

comments

More from Sergio Beeche Antezana

Star Trek (2009)

    Por Sergio Beeche Antezana   Allá, en el 2009, cuando...
Read More

Comenta acá