The Leftovers: The Book of Nora

Co-escrito por Sergio Beeche Antezana y Alfredo Cordero

 

I believe you.

Sergio: Cuando pensamos en televisión, lo que muchas veces viene a la mente son los momentos más emocionantes o icónicos que le sucedieron a los personajes. Cada programa mueve sus piezas para conseguir ciertos efectos de emoción con situaciones momentáneas y sorpresivas. Pero están los programas de televisión que muestran simplemente un viaje emocional humano, mezclado con la manera más eficaz de culminar un relato que funciona en pro de lo maravillosas que son las historias de la simple y truculenta condición de la vida.

The Leftovers
The Leftovers

Claro, The Leftovers tiene sus momentos y movimientos de narración que llevan la historia de punto A a punto B, pero esta serie fue mucho más que eso. Tanto más que el final, su final, consigue contarlo todo, responder a todo y no contar ni responder nada. Solamente termina. Como todo en la vida, el viaje acabó y de la manera que tenía que suceder; nunca como uno espera, nunca como se cree. Mejor.

¿Qué pensaste, Alf?

Alfredo: Son las 10:30 p.m., hace unos cuantos minutos terminé de ver este último episodio y no he podido dejar de pensar en cómo muchas series han influido en mí al haber observado su arco completo. Un episodio final puede ser muchas cosas, pero lo más importante es mantener fidelidad con su tono y que tenga cierta coherencia con todo lo que se planteó anteriormente. Después de todo, una obra terminada es lo que va a determinar si una serie vale la pena o no. Hemos escuchado miles de veces que Dexter fue buena hasta la quinta temporada, o que el cierre de How I Met Your Mother fue lo más decepcionante en años.

No hay mayor privilegio para un escritor y creador de alguna serie que contar con las libertades para poder desarrollar su obra como desee, que todo fluya como tiene que ser. Planear desenlaces con antelación, saber cuándo decir basta, sin presión de las cadenas por extenderla o alargarla (recordemos los recientes ejemplos de Bloodline y Sense8. ¡Te estoy viendo Netflix!) Y es que, en el caso de The Leftovers, disfruté tanto el viaje. El final me dio paz porque fue todo lo que necesitábamos, y no sé qué hubiera sentido si hubiera sido diferente.

The Leftovers
The Leftovers

Sergio: Siento que esta tercera temporada fue como ver en imágenes los capítulos de un libro. ¿Un libro profético? Tal vez. Pero sin duda alguna, un libro de experiencias, de aprendizaje, de entendimiento y de sufrimiento. De ahí, lo más increíble es el viaje definitivo de amor y de esperanza que puede haber para todos, por más que las tinieblas acechen. Porque ninguno de los personajes obtuvo necesariamente lo que quería, pero sí tuvo el adecuado aprendizaje y maduración para sobrellevar cada acontecimiento que devuelve a la cruda realidad y golpea y desequilibra el frágil estado de ánimo de cada quien.

Así le llega el final a The Leftovers. Con uno de los cortes rápidos más brillantes e ingeniosos de la televisión que plantea el resto del viaje de la amada Nora. Apenas fue necesario eso para que esta mujer contara la experiencia que tuvo luego de tomar las decisiones más drásticas de su vida a través de tres temporadas. Una simple conversación que permite expresar todo lo que hizo Nora para llegar a la tranquilidad que vimos en el episodio, años después. ¿Le creemos a Nora? ¿Por qué no? ¿Por qué sí? Esas preguntas, y el final que cada quien construye en su memoria, son lo que hacen del episodio el perfecto final que es.

The Leftovers
The Leftovers

Alfredo: Es por eso que creo que Lindelof fue privilegiado. Él pudo contar su historia y cerrarla de la manera más sublime y hermosa posible. Tan simple, pero tan humana. Al pasar la serie por sus diferentes etapas, cada una de ellas significó algo más grande en su redondeada composición. La primera temporada tuvo que ser así de resquebrajada, inestable, oscura, porque los personajes estaban sintiendo todo eso. Poco tiempo había pasado del día del rapto, tenía sentido. Conforme avanzamos a la segunda y, luego, a la tercera, indicios de esperanza comenzaron a albergar sus almas y eso trascendió a la historia misma. Algo había cambiado dentro de ellos y dentro de nosotros como espectadores.

The Leftovers siempre tuvo como prioridad contarnos lo que acontece con “los que quedaron”. Creo que tal vez me caló tanto el final porque finalmente entendimos, a través de la historia (real o no) de Nora, lo que están viviendo en el “otro lado”. No sé si sea su capacidad de descripción o de relatar monólogos, pero todo su trayecto lo reconstruí en mi mente. Está perfecto que se base en si le creemos o no, sin necesidad de mostrárnoslo realmente con imágenes.

The Leftovers
The Leftovers

Al final, Kevin y Nora removieron el mundo de pies a cabeza para obtener una explicación y esta no pudo ser más razonable: los de allá atravesaron los mismos cuestionamientos, porque para ellos los de este lado eran los que se fueron. Eventualmente, algunos lograron obtener la calma. El tipo del supermercado no comprendió por qué todos se esfumaron menos él; el esposo de Nora y sus hijos eran felices. Eso es lo que ella y nosotros necesitábamos asimilar. No supimos por qué dividieron a las personas de esa manera, entre dos universos, pero no necesito tener esa respuesta. Lindelof nos dio suficiente y más, y no queda más que estar agradecidos.

The Leftovers
The Leftovers

Sergio: En mi caso, prefiero dejarlo en el aire. Algunos días le creeré, otros no tanto. Pero supongo que así es como funciona la vida. Una visión que la serie logró captar sin tener que decirlo explícitamente o hacerlo en un giro o narrativa sorpresa.

Y no puedo dejar de mencionar la cabra. Por más que parezca significativo —y sí que lo es—, no deja de ser la serie misma colocando indicios y más preguntas dentro de su historia de resistencia. Así como los collares simbolizaban el duro pasado de las personas de la boda, y cómo Nora decide liberarlos por estar atascados sin poder escapar, así se trata de simples recuerdos que se pueden colocar a un lado y verlos sin desesperar mientras se toma una taza de té. Creo que el espectro infinito de emociones que pueden existir en una persona pasan por aquí. Y más aún: la cantidad de preguntas que surgen de una experiencia. Esas que pueden llenar una hora de episodio con puro sentimiento y coraje por presentar el viaje adecuado en ese momento, sin detenerse a mirar atrás, por más que eso haya formado parte de nuestro pasado.

The Leftovers
The Leftovers

No queda más que dejar que la experiencia cale y nos llene. Además de sentirnos privilegiados por haber podido acompañar de primera vista a estos personajes en su sufrido viaje. Como el regreso de una paloma con su pequeña nota en la patita, The Leftovers será recordada por su mensaje escondido, ese tan sencillo que termina siendo el más significativo.

Comments

comments

Written By
More from badhairdays

Bad Hair Days predice el Oscar 2016

Todos los años, con los premios más famosos del cine, cada persona...
Read More

Comenta acá