Lo que otras series pueden aprender de Legion

Alfredo Cordero
Alfredo Cordero

 

 

 

La expectativa de una nueva serie siempre se verá dictada por varios elementos: su material de origen (en caso de que fuera una adaptación), la respuesta tanto del público como la de nuestros críticos de preferencia, cuánto se llega a revelar en los promos o trailers, además de los sentimientos personales encontrados. Con todo esto, y ya concluidos los 8 capítulos de este año, puedo afirmar que rara vez una temporada debut es tan satisfactoria como lo fue la primera de Legion. Muchos intentan el cometido, pero no es tarea fácil. No es muy descabellado pensar que Legion se posicionará como referente para otras propuestas experimentales, pues trasciende más allá de una simple “serie de superhéroes”. No es para cualquiera, eso claro está, pero para los que llegamos a apreciar la estética y atmósfera que quiso construir, agradecemos vivir en una era dónde algo tan imaginativo como esto pueda existir. A continuación, algunos puntos que la hacen destacar.

Legion
Legion

Una historia de origen subversiva

No se encauza en presentar una simple historia de origen, sino que se trata a David como un personaje complejo. A este punto ya nos sabemos la fórmula de memoria, pues parece ser la misma: el donnadie que se convierte en héroe al vivir una experiencia descomunal; su confrontación en contra del primer villano que lo quiere ver derrotado y la primera vez que se coloca el uniforme, la capa y la máscara. En Legion, se vuelca el género, pues no se trata de llegar a sobrepasar esos hitos: David no es un superhombre enmascarado y el villano se encuentra en su cabeza, literalmente, como un parásito desde que era niño. Es irónico, pero a pesar de tanta demostración visual, se siente más compacta y contenida que tantas otras conocidas.

La visión artística de Noah Hawley

Hawley cuenta con una visión única para tomar narrativas pre establecidas y convertirlas en trabajos de una índole inigualable. Al igual que con Fargo, los riesgos que decidió tomar hacen de Legion una proyección de su propia voz como artista, sin necesidad de pertenecer a un universo ya consagrado, ni pensando en el próximo gran hit, antes de siquiera haber concluido el anterior.

La fe en el director está puesta, y se nota, ya que es capaz de atraer a grandes personalidades para trabajar con él [tan solo veamos al reparto de las tres temporadas de Fargo] y en Legion, el cast no es exactamente desconocido. Dan Stevens, Jean Smart, Aubrey Plaza y Jemaine Clement tienen una gran trayectoria a su favor.

Legion
Legion

Algo que realza a Legion es el enfoque que se le otorga a las relaciones humanas, y eso le mantiene los pies en la tierra. Es uno de los cimientos fundamentales de la serie: el vínculo improbable entre David y Syd [improbable porque ella es incapaz de obtener contacto humano gracias a su poder], el nexo mental entre Cary y Kerry, el reencuentro entre Melanie y Oliver, o inclusive la presencia invasiva de Lenny/Shadow King en la mente de David. Esas interacciones se sintieron orgánicas, con la ayuda de un guion que las propulsó en todas las áreas correctas, y con los actores asumiendo sus retos.

Legion
Legion

Buena dosis de sobrecarga sensorial

Lenny nunca saldrá de mi cabeza. No como un parásito, pero sí gracias a la tremenda actuación de Aubrey Plaza, quien dio todo en este papel. Comencé pensando que Lenny era una paciente más en la institución mental, luego pensé que había muerto, y finalmente comprendí que se trataba de un ente que vivía en la cabeza de David [excepto ese episodio en dónde hace el rol de psiquiatra, ¿más volado no?].

Y es que cómo desacreditar a una serie que, a pesar de ciertos desperfectos en cuanto a efectos especiales, se atrevió a implementar una estética retro en una época intencionalmente ambigua. O una serie que incorporó rutinas enteras de baile intermitente, además de secuencias sin sonido, en blanco y negro, en cámara lenta, o inclusive corriendo el encuadre para asemejar una película. Resultó ser una sobrecarga de los sentidos del más alto nivel, sin dejar de lado el complemento de los efectos de sonido, sumamente envolventes.

Conoce el momento preciso para brindar respuestas

Para disfrutar de algo así, debemos desligarnos de los prejuicios estilísticos que nos hayan dejado otras producciones en el pasado, y saber que no todo es historia y personajes. En este caso, ese extra resultó agradable y cohesivo al término del octavo capítulo [sí, en tan solo ocho capítulos lograron todo esto, los creadores de varias series de Marvel en Netflix deberían tomar nota]. La mente fragmentada de David era lo que se nos reflejaba en esos primeros episodios tan retorcidos, y a su vez llegamos a sentir alivio junto con él al ver esclarecerse muchas de nuestras dudas. Especialmente en el capítulo 7, el cual fue dedicado a brindar explicaciones, como si supieran que en serio las necesitábamos. Todo fue minuciosamente planeado. Lo divertido: recurrieron literalmente a dibujos para hacerlo, además de la brillante incorporación de un David británico como la contraparte racional del David americano [sabiendo de antemano que Dan Stevens es inglés lo hace todavía mejor].

Hasta esos últimos momentos pudimos conocer al auténtico David, sin tormento alguno, y habiendo logrado el acceso a todo su potencial como mutante. Ya no se creía un paciente esquizofrénico, como muchos le habían tratado de mal informar. En el acto final de la temporada, se logró deshacer del usurpador en su cabeza, pero no es su fin, ya que vimos cómo brinca a su nueva residencia temporal. Además, se sentaron las bases para la segunda entrega [espero que se hayan quedado para las escenas post-créditos, que es un gran WTF!].

Con respecto a esa escena, Hawley comentó: “I wanted to give people the end song and the feeling of watching the credits, to let them absorb the complete story they just watched. And then I wanted to tease them as to what chapter two is going to be.”

Legion
Legion

Como hijo del Profesor Charles Xavier, el vínculo de David con los X-Men es tangencial, pero no es lo que lo determina. Probablemente esta sea otra de las líneas narrativas que se lleguen a explorar más adelante. Por ahora, sabemos que la crisis continúa, pero tendremos nuestra porción extra de Hawley con la tercera entrega de Fargo, a estrenarse el próximo 19 de abril.

 

Comments

comments

More from Alfredo Cordero

Cine versus series de TV: ¿qué tanto ofrece cada experiencia?

El séptimo arte ha llegado a servir la función de entretener por...
Read More

Comenta acá