Las Series Más Subvaloradas del 2015

BHD_manfred

 

 

Por Manfred Vargas

 

 

En un año tan cargado de buena televisión como éste, es inevitable que un número de series se pierdan entre las grietas y pasen a ser ignoradas u olvidadas por buena parte de la audiencia o la crítica. Esta omisión pueden tener varias razones: falta de actores o creadores de renombre, transmisión en algún canal desconocido, estilos inusuales, escalas modestas; en fin, son diferentes los motivos por los que una serie puede perderse en medio de un panorama dominado por los Mad Men y los Fargo de este mundo. En este artículo rescataremos algunas de esas series que pasaron relativamente desapercibidas pero que vale la pena rescatar.

Detectorists (Segunda temporada, BBC Four)

Esta serie creada, escrita, dirigida y protagonizada por Mackenzie Crook (Gareth en The Office) sigue a Andy y Lance, dos miembros del Club de Detección de Metal de Danebury, en sus encuentros con las vidas de sus (ex)parejas, de otros miembros del club, y de sus detectoristas rivales. En su segunda temporada Detectorists se confirmó como una comedia con ritmo pausado (esperen tomas del viento moviendo pastizales) y un tono a ratos melancólico. Los escenarios recurrentes–bar, casa, zacatal, repetir–y las pequeñeces discutidas en el club retratan de forma graciosa los encantos y las frustraciones tanto de vivir en un calmado (y ficticio) pueblo rural como de perseguir intereses compartidos por pocos (“If it hasn’t been forgotten I’m not interested”). [Reseña escrita por Luciana Gallegos]

detectorists

 

Documentary Now! (Primera temporada, IFC)

Si bien fue creada por tres de las figuras más notables de la última década de Saturday Night Live –Fred Armisen, Bill Hader y Seth Meyers (junto con Rhys Thomas)- y su concepto surgió de un sketch originalmente realizado para ese programa, en realidad es poco lo que esta serie comparte en cuanto a estilo, tono y formato con esa institución televisiva de los sábados por la noche. Documentary Now! encuentra su principal inspiración en el lenguaje cinematográfico y precisamente cada uno de los seis episodios de esta corta primera temporada es una parodia de algún documental famoso. Pero estas parodias no son simples burlas burdas sobre blancos fáciles, sino que son homenajes a tradiciones y estilos particulares de hacer documentales que delatan un profundo conocimiento de la historia del cine, lo que hace de Documentary Now! no solo una serie hilarante, sino que una parada obligatoria para los amantes del sétimo arte.

documentary-now

Doll & Em (Segunda temporada, Sky Atlantic-HBO)

Existen algunas series cuyas ambiciones son tan modestas y su escala es tan doméstica que parecen flotar en el aire en riesgo permanente de desintegrarse. Doll & Em es una de esas series. Creada, escrita y protagonizada por Dolly Wells y Emily Mortimer (mejores amigas en la vida real), esta serie trata sobre dos mejores amigas -Emily, una actriz famosa, y Dolly, una actriz fracasada- y la forma en que intentan mantener la cercanía de su relación al mismo tiempo que se enfrentan a los conflictos provocados por los desenlaces tan distintos de sus carreras profesionales. En otras palabras, la serie es una versión exagerada y dramatizada de la amistad verdadera entre estas dos mujeres (si bien Dolly Wells es considerablemente más exitosa que su contraparte ficticia), al punto de que sus verdaderos esposos son actores y productores de la serie y varios de sus amigos famosos han hecho apariciones a lo largo de sus 12 episodios. Esta segunda temporada, en la que Doll y Em intentan montar una obra de teatro en Nueva York mientras lidian con problemas maritales y tensiones en su relación, continúa siendo un retrato particularmente honesto y divertido sobre inseguridades personales, diferenciaciones de poder en las amistades y la dificultad de ser tomada en serio como mujer en la industria del entretenimiento.

doll-&-em

Drunk History (Tercera temporada, Comedy Central)

La premisa de Drunk History puede sonar increíblemente estúpida: emborrachemos a alguna persona -usualmente un comediante- para que, en pleno estado etílico, nos narre algún evento relevante de la historia estadounidense que al mismo tiempo es recreado y sincronizado por actores en un set. En realidad, la de Drunk History ES una premisa increíblemente estúpida pero, particularmente en esta tercera temporada, sus resultados suelen ser gloriosamente desaliñados e hilarantes. Derek Waters, el anfitrión y compañero de tragos del programa, tiene una habilidad sobrenatural para sacar relatos convincentes de narradores que, en muchos casos, están al borde de la incoherencia, mientras que las recreaciones -usualmente realizadas por actores reconocidos con un estilo re-low budget– no solo suelen ser el complemento perfecto de las narraciones, sino que pueden llegar a ser fascinantes cortos por sí mismos sobre momentos olvidados de la historia.

drunk-history

Fortitude (Primera temporada, Sky Atlantic-Pivot)

Situado en las inhóspitas extensiones del archipiélago ártico de Svalbard, el aislado asentamiento de Fortitude (un lugar en donde hay más osos polares que personas) es hogar de una variada comunidad de científicos, policías, pequeños comerciantes, mineros e inmigrantes, comunidad que se ve sacudida cuando un inspector llega desde Londres para investigar una serie de muertes violentas que parecen estar relacionadas con el cadáver de un mamut encontrado en el glaciar. Esa es la premisa de esta serie la cual, gracias a un elenco de grandes actores como Stanley Tucci, Michael Gambon y Richard Dormer, una locación extraordinaria con una atmósfera única (la serie fue filmada en Islandia), un ágil manejo -y sutil subversión- de las convenciones del género policial y un intrigante interés por explicar científicamente aparentes eventos sobrenaturales, se convirtió en una de las más agradables sorpresas de este año que termina.

fortitude

Rectify (Tercera temporada, Sundance Channel)

Perennemente subestimada por las ceremonias de premios y completamente ignorada por el público en general, Rectify cumplió otro año al aire explorando de forma conmovedora y sutil dilemas éticos como la culpa, el perdón y la justicia por medio de la historia de Daniel Holden, un adolescente quien fuera condenado a la pena de muerte por la violación y el asesinato de su novia solo para ser liberado 19 años después al encontrarse evidencia conflictiva de ADN. Con un estilo que recuerda al cine de Terrence Malick o Jeff Nichols, un énfasis poco común en televisión en temas de espiritualidad y religión, un pacing deliberado y sensibles actuaciones por parte de todo su elenco, Rectify es un ejemplo perfecto de una serie destinada a no alcanzar su justo reconocimiento en vida pero que perdurará en el tiempo.

rectify

Show Me A Hero (Miniserie, HBO)

En Show Me A Hero, David Simon (creador de The Wire y Treme, entre otros) retomó dos de sus grandes obsesiones -la política local y las relaciones entre comunidades blancas y afroamericanas– en esta miniserie de seis episodios basada en la larga resistencia de la ciudad de Yonkers, Nueva York en contra de acatar una orden de juez que los obligaba a desegregar su vivienda pública, lo cual en términos prácticos implicaba construir edificios de vivienda -usualmente habitados por afroamericanos- en medio de barrios tradicionalmente blancos. La miniserie se enfoca específicamente en las tribulaciones de Nick Wasicsko (un sensacional Oscar Isaac), el joven alcalde que primero se opuso a la orden pero luego tuvo que enfrentarse al desprecio de la población blanca al cambiar de opinión. En un año que dejó en evidencia la persistencia de desequilibrios raciales en el País del Norte, Show Me a Hero -con un estilo que recuerda al mejor cine político de los setentas- resultó ser televisión presiente y necesaria.

show-me-a-hero

Togetherness (Primera temporada, HBO)

Creada por Mark y Jay Duplass, Togetherness retoma el humor discreto, las situaciones absurdas y el ennui suburbano que definen el cine de estos hermanos y los traslada a la pantalla chica en esta historia sobre un matrimonio en las rocas y la naciente relación entre dos de las personas más cercanas a la familia. Anclada por las excelentes actuaciones de Melanie Lynskey y Amanda Peet, esta serie es una franca y dolorosamente honesta exploración sobre las circunstancias que pueden unir y separar a una pareja, la incapacidad de tener relaciones duraderas y la aburrición inextinguible de la vida matrimonial. A pesar de tener altibajos durante sus ocho episodios, Togetherness logró amasar cariño crítico y asegurar una segunda temporada con su agridulce indagación sobre si hay tal cosa como una relación ideal o si estamos destinados a vivir juntos en soledad.

series subvaloradas

Comments

comments

Written By
More from Manfred Vargas

To Watch: The Knick

Colaboración por Manfred Vargas R. En tiempos como estos, en que la...
Read More

1 Comment

Comenta acá