Odio a Walt, me encanta Heisenberg

breaking-bad-hank-heisenberg

Usted debería dejar de leer este post si no está al día con Breaking Bad. De hecho, deje de hacer lo que sea que está haciendo y póngase a ver la serie.  Olvídese su trabajo, abandone su familia, descarte a sus amigos y adéntrese en el mundo de las drogas de Albuquerque.

Si ya vio el antepenúltimo episodio de la serie, prepárese para detestar con furia divina al desgraciado de Walter White y para adorar lo ingenioso que es Heisenberg.

Hago la clara distinción porque creo que nuestro capo estrella tiene dos personalidades. No me refiero a una perturbación mental digna de ciudad gótica, Walter White no padece ningún tipo de enfermedad psicológica, más bien estoy hablando de el rol que tiene la persona de Heisenberg en la vida de este hombre.

Básicamente, cuando Walt se encuentra en problemas terribles, cuando está desesperado por una de esas soluciones ingeniosas que solo él puede dar, cuando tiene que impresionar a la humanidad con su ingenio y sus huevos, sale a relucir Heisenberg. Ese lado de él siempre tiene un as bajo la manga, se sale con la suya a punta de mentiras y manipulaciones, intimida a narcos con su dura mirada y calcula fríamente cada movimiento.

Heisenberg es el que pide audiencia a Tuco para demostrarle quién es el que manda, aprovechándose de que él no sabe distinguir metanfetamina de explosivos azules.

Heisenberg es el que llama a la puerta de Gale cuando peligra su vida al dejar de ser indispensable para Gus Fring

Heisenberg es el que convence a Hector Salamanca de sacrificarse para acabar con el dueño de Los Pollos Hermanos

Heisenberg es el que silencia a 10 posibles delatores al mismo tiempo en menos de dos minutos, todo sin ensuciarse las manos.

Heisenberg es el que inculpa a Hank antes de que pueda acusarlo de cocinar metanfetaminas.

Por eso y mucho más me encanta Heisenberg. Él siempre tiene un plan, es innovador, creativo y tiene los huevos bien puestos. Walt empezó a realizar una movida de ajedrez brillante tras otra cuando creó a Heisenberg. Este genio hubiera llegado mucho más lejos si tan solo no viniera en combo con el idiota despreciable que lo creó.

Walter White es un hombre débil, descorazonado, patético, avaro y sobre todo inútil. Es por su culpa que se está cayendo el imperio del cristal azul, él no sabe apreciar a la gente que lo rodea (¡Fuerza, Jesse!) y sus acciones desesperadas siempre llevan a la ruina.

Odio a Walt porque dejó a Jane morir sin pestañear.

Detesto a Walt por envenenar a Brock solo porque todos sus otros planes fallaron.

Walt me repugna por la forma en que ha tratado a Jesse. Él se estaría pudriendo de cáncer si no fuera porque su antiguo alumno le enseñó las riendas del negocio.

El Señor White es patético, Mike merecía una muerte mucho más épica que ese disparo cobarde y sin sentido.

En fin, faltan dos capítulos para que termine Breaking Bad y yo estimo que no han acabado las muertes. Tendremos que esperar un poco más para saber quién es el que sobrevive: Walter o Heisenberg.

Comments

comments

Tags from the story
, ,
Written By
More from badhairdays

Los juegos más esperados de la nueva generación

Este mes de noviembre está empapado de emoción para todos los apasionados...
Read More

Comenta acá