Happy!, de amigos imaginarios y misiones de rescate

Alfredo Cordero
Alfredo Cordero

 

 

 

Durante el fin/principio de año, el canal Syfy nos trajo una serie que estaba destinada a polarizar a la audiencia, por su estrafalaria combinación de elementos. Es adaptada de la novela gráfica del escritor Grant Morrison y el ilustrador Darick Robertson, quienes también se vieron involucrados en esta versión televisiva, dirigida por Brian Taylor, famoso por la saga de Crank. Nos da un vistazo a una concepción del mundo un tanto retorcido y degradante en donde los “amigos imaginarios” son criaturas existentes y las amenazas imperan acechantes en cada rincón de la ciudad.

Comic de Happy!
Comic de Happy!

La presencia de Christopher Meloni calza a la perfección en la serie. Nick Sax es cínico, alcohólico y un anterior detective con un objetivo primordial: rescatar a su hija, Hailey, quien fue raptada junto con otros niños por un tipo desquiciado adicto al crack y que se disfraza de Santa Claus para despistar. Un villano desequilibrado que resulta ser más que eso: tiene sus propios daddy issues y es víctima de la propia sociedad.

Por otro lado, la voz de Patton Oswalt es la ideal para traer a la vida al amigo imaginario de Hailey, Happy, el unicornio alado y azul que se alía con Nick en su misión de vida o muerte, literalmente. De hecho, Nick tan solo puede verlo luego de sobrevivir a un accidente en el primer episodio. El contraste entre el nihilismo de Nick y la inocencia de Happy hacen que uno se sienta muy interesado en su descolocada e inesperada amistad.


No todo es un derroche de efectismo: también hay momentos de verdadera claridad emocional, pues al final de cuentas, Nick nunca conoció a su hija y su instinto paternal es lo que lo hace atravesar tantas penurias. En el fondo, la historia tiene un gran corazón y razón de ser, aunque no lo parezca. Otros personajes van siendo introducidos sin aparente conexión, pero peculiarmente, tienen mucho que aportar a la trama de maneras impensables: duendes con tendencias asesinas, un animador de eventos infantiles, otros amigos imaginarios, una familia de mafiosos, etc.

Reunión de amigos imaginarios
Reunión de amigos imaginarios

Las tomas veloces y enérgicas le inyectan desenfreno a una serie que de por sí, ya es suficientemente alocada. Cada uno de los 8 episodios que conforman esta primera temporada, fue menos predecible que el anterior. Pocas veces logramos ver proyectos tan ambiciosos y tan comprometidos con ser lo más WTF y over the top posibles. Se me viene a la mente Dirk Gently’s Holistic Detective Agency, otra joya que concluyó (antes de tiempo) con su segunda temporada en diciembre, y Banshee, por su antihéroe principal, la violencia y el gore gráfico. Además, es oscura Y divertida en extremo. Sí, ambas cosas: piensen en un crimen noir, con una pizca de fantasía, contenido para audiencias maduras y humor negro, revuélvanlo todo y voilá: HAPPY!

Solo vean este disclaimer al inicio de cada episodio:

Happy!
Happy!

A primera instancia, puede sonar como una sobrecarga de recursos, pero tanto despliegue de imaginación hacen que la serie cumpla su función: entretener y hacer que no podamos esperar para una segunda temporada, ya confirmada.

Los dejo con el trailer y con un Happy confundido, posiblemente luego de que Nick matara a alguien o algo por el estilo.

Comments

comments

Tags from the story
, ,
More from Alfredo Cordero

Master of None T02: más segura y arriesgada

    Aún recuerdo cuando se estrenó la primera temporada de Master...
Read More

Comenta acá