War for The Planet of The Apes

Daniel Matarrita
Daniel Matarrita

 

 

Mucho hemos pasado desde que fue anunciado que iba a haber un reinicio de la saga de Planet of The Apes en la pantalla grande. Las quejas usuales de la “poca originalidad de Hollywood” y la desconfianza de qué se podría contar ahora con esta historia.

En el 2010 fue estrenada Rise of The Planet of The Apes, con un elenco de estrellas del momento como James Franco, Freida Pinto y Tom Felton eran los rostros que nos iban a enganchar a ver la película, aparte de eso, Andy Serkis, el genio de la captura de movimiento, iba a ser el simio principal, César.

Ahora, en pleno 2017, tenemos la tercera parte de esta nueva reimaginación de la historia de cómo los simios se apoderaron del planeta Tierra, y las expectativas no podían ser mayores con éxitos rotundos tanto en la taquilla como en la crítica con sus dos primeras partes. Las alabanzas nunca faltaron para los efectos especiales, la música, las escenas de acción, la dirección (en su mayoría de la segunda parte) y la espléndida actuación de Serkis como este líder al cual lo vimos crecer y cambiar física y emocionalmente.

Tengo que admitir que a pesar de que estaba emocionado por ver esta película, no esperaba encontrarme una historia así de pequeña y personal. Si bien, el nombre de la película nos hace creer que esto va a ser algo igual de intenso y lleno de adrenalina como Mad Max: Fury Road o The Return of The King, no es solo eso. No voy a negar que hay escenas que transmiten verdadero peligro para los protagonistas, pero esta película no se reduce a una gran batalla con explosiones por doquier.

Esta es una historia que muestra como César ha cambiado desde que fue criado por el personaje de James Franco en la primera película y todo lo que ha tenido que pasar desde entonces. Al llegar a dónde empieza esta película, César es el líder de toda esta manada mientras intenta sobrevivir los múltiples ataques de un ejército liderado por un Coronel interpretado por Woody Harrelson.

War For The Planet Of The Apes
War For The Planet Of The Apes

Las interpretaciones llegan al punto de ni siquiera recordar que estos simios son realmente actores en un cuarto y la increíble interpretación de Andy Serkis como César nos hace entrar una vez más a la conversación de si los actores que hacen captura de movimiento deberían ser considerados en la categoría de Mejor Actor en las grandes premiaciones del cine. Una vez más nos deja boquiabiertos de cómo se apodera y se pierde en los movimientos y ademanes de este personaje. Esto siendo un trabajo en equipo entre la actuación de Serkis y los asombrosos efectos especiales a cargo nuevamente por Weta Digital, los cuales no me sorprendería que obtuvieran una nominación e incluso, ¿por qué no? un gane en los Oscar de este año.

El regreso de Maurice, interpretado nuevamente por Karin Konoval, el consejero de César que conocimos desde la primera entrega, colabora con la introducción de un personaje nuevo. Una pequeña niña que por razones desconocidas es muda desde que la conocemos. Una historia secundaria que trae sentimientos de alegría y esperanza en un futuro no muy brillante y que se conecta al resto de la historia bastante bien.

War For The Planet Of The Apes

Otro punto importante de señalar y uno arriesgado tengo que admitir, es la incursión de un nuevo simio, Bad Ape, interpretado por Steve Zahn.

Este personaje pudo haber sido lo que hubiera destrozado la película o al menos, hubiera traicionado a la película como un todo. En pocas palabras, este pudo haber sido el Jar Jar Binks de nuestra generación. Por nuestra fortuna, no fue así. Y aunque sí funciona como comic relief en esta historia, no lo hace de forma exagerada o molesta. Al igual que el drama, se mueve junto a la historia que se está contando.

Matt Reeves muestra una vez más por qué se le debería considerar como uno de los mejores directores trabajando en la actualidad. No solo viendo lo que ha hecho con esta película sino viendo su filmografía y la mejora constante en cuanto a calidad que ha mostrado desde la exitosa Cloverfield. Al igual, es importante señalar el poder camaleónico que pueden tener sus diferentes proyectos, si bien Dawn of The Planet of the Apes se siente como un Empire Strikes Back, War es casi como una película de la era dorada del cine de magnitudes épicas, como Ben Hur, cuando al mismo tiempo tiene claras influencias en Apocalypse Now o películas enfocadas en el holocausto judío.

La música a cargo del magnífico Michael Giacchino en esta ocasión tiene un papel más importante que en otras películas, ya que en muchas grandes escenas con poco o nada de diálogo la narración visual se fía del sentimiento que logran transmitir sus composiciones.

Viendo la trilogía seguida es un deleite al darnos a conocer lo majestuoso que fue creado el personaje de César y visualizar el camino que lo ha llevado al punto al que llega al final de esta película.

Como trilogía es sin dudarlo mucho, la mejor que se ha visto desde Lord of The Rings, con cada entrega siendo mejor que la anterior y con un final digno de ovación de pie.

War For The Planet Of The Apes
War For The Planet Of The Apes

La ciencia ficción no tiene que ser explosiones al por mayor, robots gigantes y chistes racistas o machistas. Matt Reeves y antes que él, Rupert Wyatt nos demostró que una buena trilogía en el género de la ciencia ficción, con una buena e inteligente historia,  todavía es posible si se le pone el gusto y la atención necesaria.

Calificación: 10

Comments

comments

More from Daniel Matarrita

Guardians of The Galaxy Vol. 2: una aventura más en las lejanas galaxias

    Hace 3 años, nadie se imaginaba que una película de...
Read More

Comenta acá