Master of None T02: más segura y arriesgada

Alfredo Cordero
Alfredo Cordero

 

 

Aún recuerdo cuando se estrenó la primera temporada de Master of None. Me costó empezar a verla pero cuando comencé a leer a mis críticos de preferencia y gracias a la recomendación de varios amigos, le di la oportunidad. Tenía mis reservas más que nada porque Aziz Ansari no me parecía gracioso y su tono de voz me irritaba (Tom tampoco era el mejor personaje de Parks and Rec). Sin embargo, se notaba que estaba intentando hacer algo diferente, con una dramedia de autor, y su serie me pareció una propuesta inventiva e interesante.

En esta segunda temporada, Ansari continúa escribiendo y dirigiendo, junto con el co-creador de la serie Alan Yang. Luego de haber ganado su Emmy por Mejor Guion en una Serie de Comedia, pensé que sería difícil superarse. Pero, ¡sorpresa! La segunda entrega es todavía mejor que la primera. Realmente, Ansari es un carajo muy talentoso. Recordemos que Dev (personaje de Ansari) tomó la decisión impulsiva de viajar a Italia para aprender a hacer pasta, luego de terminar su relación con Rachel. Por suerte, la temporada arranca no mucho tiempo después y se mantiene en la ciudad de Módena por un par de episodios.

Episodios altamente creativos

Si hay algo que aplaudir en la serie, es su uso de recursos para hacer episodios que puedan destacarse por sí solos y funcionen fuera de contexto. Además, el gran panorama de la serie no se ve afectado por ellos. El viaje a Módena marca un antes y un después en la serie y en Dev. Con un debut de temporada interesante, The Thief hace alusión al clásico neorrealista Bicycle Thieves, en blanco y negro y adaptado a lo millennial, con Dev en búsqueda de su teléfono perdido. Con tomas íntimas del pueblo logra realzar su belleza, inclusive transportándonos a la Osteria Francescana, uno de los mejores restaurantes del mundo.

Master of None
Master of None

Otro episodio está dedicado a las primeras citas, concertadas a través de aplicaciones como Tinder. Muestra a Dev en varios encuentros, pero la edición es brillante, ya que siempre están en el mismo espacio y se van intercalando las escenas. Algunas fluyen naturalmente y otras son simplemente una pesadilla, dejando en evidencia también su lado exhaustivo.

Hay otro en donde Dev sale menos de dos minutos. Se centra en tres viñetas con tres protagonistas particulares: un portero de hotel latino, una cajera sordomuda (su secuencia se nos presenta sin sonido para ponernos en sus zapatos) y un taxista inmigrante de Ruanda. En ningún otro medio serían representados de esta manera, como personas cualquiera con situaciones mundanas, y sin ser reducidos a arquetipos. “Cada uno es la estrella de su propio show”, relata Yang al hablar de ese episodio en particular. Retrata a los neoyorquinos de manera diversa, y no con el típico y gastado estereotipo de hipsters.

Dev y Arnold
Dev y Arnold

Los personajes de reparto están más expuestos en esta temporada. Arnold (Eric Wareheim) visita a Dev en Módena en el segundo episodio y sus aventuras comiendo y conociendo Italia son el punto de partida del episodio. Denise (Lena Waithe) brilla en el episodio de Thanksgiving, en dónde aparece Angela Bassett como su mamá. Dev y Denise crecieron juntos y a lo largo de los años, él siempre celebró el Día de Acción de Gracias en la casa de ella. Nos muestra el paso del tiempo en el mismo hogar, hasta el punto en el que ella le revela a su familia su orientación sexual, y como él estuvo siempre ahí presente para su amiga. Es uno de los episodios ejemplares de la temporada.

Denise y su familia
Denise y su familia

Alessandra Mastronardi es una revelación

Mastronardi interpreta a Francesca, la encantadora italiana nieta de la nonna que le enseña a Dev a hacer pasta. Su frescura y candor parecen pertenecer a un alma antigua de la edad de oro en películas italianas. Ella no ha tenido muchos roles en películas norteamericanas, pero este papel tenía que ser para ella. Como interés romántico principal, me parece mejor que Rachel y ella es el eje conductor de esta temporada (a pesar de estar comprometida). El penúltimo episodio de 1 hora está enfocado en un día de fantasía en el que Dev y Francesca se acercan más y más, a pesar de que se trate de un romance prohibido. Probablemente, ese sea el que les brinde una nominación en la próxima entrega de los Emmys.

Alessandra Mastronardi como Francesca
Alessandra Mastronardi como Francesca

El humor es sutil pero efectivo, a pesar del comentario social

Sí es un hecho que la serie trata de hacer un comentario en cuanto a los tropiezos que sufren las minorías en su día a día, pero no es pretenciosa. Lo curioso es que no solo da buen resultado, sino que es capaz de incorporar comedia en medio de ello sin sentirse forzado. Wareheim y Ansari como Arnold y Dev no pueden ser más opuestos físicamente, y logran jugar mucho con el slapstick, favoreciéndose de la situación como mejores amigos. Otros ejemplos que se me vienen a la mente: cuando el carro se queda atrapado en las calles angostas de Módena, cuando alguien le dice a Dev que su piel tiene un mocha glow o en la secuencia silenciosa cuando la chica sordomuda está hablando con su novio de una situación morbosa y hay alguien que entiende lengua de señas en la tienda.

Master of None
Master of None

En general los diálogos son mucho más naturales que antes y de cierta manera, más relevantes. Además, no todo son relaciones sino también la búsqueda del siguiente paso en su carrera: al volver a EEUU trabaja como presentador de un programa de cupcakes, haciendo presencia también Bobby Cannavale como el chef principal de la cadena.

Para la próxima temporada, Ansari afirma que requerirá ser un hombre diferente (casado o con hijos) antes de poder contar nuevas experiencias, especialmente al ser autobiográfica. Nosotros como audiencia deberemos ser pacientes, pero sabemos desde ya que la espera valdrá la pena.

Comments

comments

More from Alfredo Cordero

Peaky Blinders, gángsters con clase

    Trasladémonos a Bimingham en el año 1919. En boga están...
Read More

Comenta acá