Mom: camaradería y maternidad sin una gota de alcohol

Sergio Beeche Antezana
Sergio Beeche Antezana

 

 

Una vez que muchas comedias en televisión encuentran la fórmula que les funciona y resulta exitosa (traducido en buen número de espectadores), conforme pasan los años, pueden pecar de ser repetitivas y hasta cansadas de sí mismas. Le sucede a las más innovadoras y con mejor público: ciertos nerds insoportables en CBS o cierta familia numerosa llena de clichés, allá en ABC. Algunas se salvan, ya sea por producir menos episodios al año o porque siempre están buscando la manera de innovar su narrativa cada temporada.

Con Mom, también de CBS, la fórmula no ha cambiado. El concepto inicial de madre e hija alcohólicas en recuperación se mantiene y las bromas siguen siendo alrededor de ellas dos y las aventuras que comparten. Pero algo curioso hace clic con cada episodio que sale al aire. Aún cuando hay momentos en los que no todo funciona o casi raya en lo caricaturesco, la serie siempre encuentra la manera de aterrizar y hacer de cada personaje alguien interesante y complejo.

Mom
Mom

Es ahí que Mom triunfó espectacularmente a partir de su tercera temporada y hasta su actual cuarto año: al descubrir la fortaleza del grupo de mujeres que conversan todas las semanas en las reuniones de alcohólicas anónimas. Las dinámicas que se comenzaron a explorar son, ahora, la mejor parte de la serie. Al centrar la atención en la amistad que poco a poco se fue forjando entre ellas, con evidentes altibajos y diferentes perspectivas, Mom amplía su dúo principal (que sigue siendo vital y energético) y lo mejora enormemente. Es casi un ejemplo a seguir en diálogos y dinámicas entre personajes femeninos. Sin duda, pasa el test.

Mom
Mom

Así, la producción de veintidós episodios al año, lejos de sentir que son muchos, se agradece la cantidad. Semana a semana se puede pasar una genial media hora con estas mujeres que tienen sus defectos, pero resultan interesantes, diferentes y muy buena compañía televisiva. Mientras que Mom sigue siendo una serie, desde su núcleo, sobre las relaciones entre una hija y su madre, al expandir y profundizar a sus personajes, mejora muchísimo abarcando temas como la adopción, las relaciones (de amistad y de pareja), problemas de dinero y el siempre presente tema del alcoholismo.

Mom
Mom

Porque, si observan con atención, la gran mayoría de las series presenta a sus personajes tomando alguna bebida alcohólica en pantalla. Es parte de ciertos rituales y hasta de un estilo que se quiere mostrar. Aquí, el evitar la bebida no solo es tema central, sino una influencia narrativa concreta que une y modifica comportamientos e historias interesantes, siempre manejadas con cuidado, sensibilidad y gusto por los buenos chistes. Nunca se desperdicia ningún momento en el que se puede ser gracioso (bien por el equipo de escritores).

Mom
Mom

Eso sí, hay que dejar algo claro: la serie no funcionaría sin la inigualable presencia de Allison Janney al frente. Las ironías de su personaje, junto con la seriedad y las contradicciones que la profundizan, hacen de Bonnie uno de los mejores personajes femeninos en televisión. Sin dejar de lado la genial relación con su hija, Christie (Anna Faris), y la importante camaradería que forjó con Marjorie, Jill y Wendy. De esta manera, Mom es digna de ver, disfrutar, comentar y disfrutar de nuevo.

 

Mom se transmite a través de Warner Channel para Latinoamérica; se encuentra en su cuarta temporada por CBS.

Comments

comments

More from Sergio Beeche Antezana

Las mejores series del 2015

    Por Sergio Beeche Antezana   Este año, alrededor de 400...
Read More

Comenta acá