Iron Fist: ¿la cuarta es la vencida?

La semana pasada tuvimos el estreno de Iron Fist, la cuarta entrega de la alianza Marvel-Netflix, que llevará a la serie Los Defensores. Sin mucha vuelta les digo que la serie no me gustó, me aburrió al límite, el guión muy simple (en el mal sentido de la palabra) y las actuaciones malísimas; sin embargo está por encima de Jessica Jones, serie que ni el mismísimo David Tenant pudo salvar.

Empecemos por un poco de background ñoño: La serie se basa en los cómics del mismo nombre, que vieron luz en 1974 y que se lanzaron en el auge de la moda cultural de artes marciales de los setentas, junto con el cómic Master of Kung Fu.

A finales de los 70s y por la siguiente década Iron Fist se volvió el compañero de Luke Cage en la serie de cómics “Power Man y Iron Fist” hasta que muere inesperadamente en estas publicaciones.

Décadas más adelante es revivido y por ahí de mediados de los 90’s empieza a aparecer de nuevo en varios cómics, incluida una nueva serie como compañero de Luke, llamada “Heroes for Hire“.

 

LA TRAMA

Daniel Rand es hijo de Heather y Wendell Rand, quienes junto a Harold Meachum son dueños de la compañía Rand Enterprises. Cuando la familia Rand se dirige en un viaje de negocios a China, hay un accidente en el vuelo y fallecen todos excepto Daniel, quién es rescatado por unos monjes budistas en las montañas de los Himalayas. Los monjes no eran cualquier tipo de monjes, sino que pertenecían a una orden de guerreros de una ciudad de otra dimensión llamada K’un L’un. Estos acogen a Daniel y lo entrenan en sus artes marciales y allí el empieza a retar a los mejores guerreros hasta que gana el título de Iron Fist, donde recibe el poder de concentrar la fuerza de su chi en su puño, el cual es casi indestructible. Esta ciudad abre sus puertas a la tierra cada 15 años y es en este momento en el que Daniel decide volver por respuestas sobre el accidente y la muerte de su familia a la empresa en Nueva York.

Acá se encuentra no solo una ciudad muy cambiada, sino que también se topa con un panorama que no esperaba, en el que todos siguieron adelante pensando que el estaba muerto.

 

EL CAST

En el cast tenemos a Finn Jones (Loras Martel en Game of Thrones) como Daniel Rand/Iron Fist. Jessica Henwick (Una de las serpientes Sand en Game of Thrones) como Colleen Wig, una maestra de artes marciales e interés amoroso de Daniel.

Por otro lado tenemos la familia Meachum, quienes son los codueños de la compañía de Rand. David Wenham (el mae tuerto que sobrevive de los 300) interpreta a Harold Meachum, padre y confundador de la empresa. “Muere” de cáncer a los 41, sin embargo es revivido por the Hand y a pesar que debe vivir escondido, sigue manejando su empresa a través de su hijo Ward, quién es interpretado por Tom Pelphrey (que parece un joven y muy enojado Fred Armisen). Ward fue un bully desde chico y ahora de adulto es secuaz de su padre y un drogadicto. Por último tenemos a Joy Meachum, interpretada por Jessica Stroup (902010), una abogada y que está al mando de la empresa junto a su hermana. Es bastante bipolar y pasa en bastante conflicto con lo que debe hacer como jefa y lo que está bien, sin embargo es bastante insensible.

Vemos la reaparición de 2 personajes que han conectado las 4 series (Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist): Wai Ching Ho como Madame Gao, jefa de The Hand y principal distribuidora de drogas de NY y otros negocios sucios. Y a Rosario Dawson como Claire Temple, quien casualmente entrena en el dojo de Colleen.

LO FLOJO

Las actuaciones van de pésimas a malas, no hay nada rescatable, exceptuando de un par de momentos, todos parecen robots y no logran mostrar muchas emociones que digamos. Durante los primeros 4-5 episodios Daniel es básicamente un chiquito malcriado haciendo berrinche porque nadie le cree que sobrevivió el accidente y lo tratan de loco, actuación cero creíble del personaje y que más bien daba un poco de cólera de ver.

Los hermanos Meachum son super meh, sin embargo al final podemos ver un poquito más de desarrollo del personaje de Ward, quien logra entretener un poco. Su padre de igual manera bastante lame, pero en los últimos capítulos empezamos a ver un cambio en su manera de pensar y de desenvolverse, casi animalística y ultraviolenta, que le da algo de sabor al personaje.

Madame Gao vuelve a interpretar su papel, quien es el único medio creíble porque ya la vimos en las otras series como la jefa estoica y sin sentimientos de The Hand, por lo cual no me sorprende la falta de gestos en general del personaje.

Rosario Dawson, que vuelve a interpretar a la enfermera Claire Temple tiene la línea más cliché del mundo, cuando se introduce al personaje de Iron Fist “My mother has always told me I can’t get away from people like you”. Uggggh. La peor línea para recordarnos que ya la vimos en todas las otras 3 series. Uggggh.

El guión es REALMENTE malo, empezando porque la adaptación de la historia del personaje se aleja mucho de los cómics y se vuelve para mi gusto menos creíble. Para rematar, cada episodio dura alrededor o un poco más de una hora, lo que es una batalla infernal para cualquiera que como yo la haya odiado pero quería terminar de verla.

De verdad una entrega bastante floja como parte de estas series de superhéroes, la coloco en 3er lugar solamente porque odié más Jessica Jones, ya que Krysten Ritter es una de las peores actrices de la historia y la peor elección de casting de la vida.

 

¿Ya la vieron? ¿Qué les pareció?

 

Comments

comments

Written By
More from Diana López

Los 7 mejores momentos de Rogue One

Ayer vivimos la experiencia de Rogue One: A Star Wars Story y lo...
Read More

Comenta acá