Parasyte: ¿son los seres humanos los verdaderos parásitos del planeta?

Esteban Mejias

 

 

 

¿Ha visualizado usted un posible escenario para el fin de la humanidad? Estoy seguro de que sabe de mínimo una, aunque improbable, forma en que la raza humana podría acercarse a su posible extinción o, al menos, ver amenazada su consolidación como la especie dominante sobre el planeta Tierra.

Una de las dosis atractivas recetadas en varias producciones audiovisuales de los últimos 20 años ha sido contar historias que enmarcan amenazas apocalípticas para la vida humana. Invasiones alienígenas como en Independence Day o asteroides como en Deep Impact y Armageddon, resultaron ser historias emblemáticas de los años 90 que dejaron entrever la vulnerabilidad de nuestro planeta ante amenazas sobre las que el ser humano no tenía control alguno (aunque al final los seres humanos se salían con la suya y lograban resolver el problema). Sin embargo, cuando nos trasladamos a la última década, ciertas historias comenzaron a justificar mejor este tipo de argumentos, sugiriendo que los seres humanos eran los responsables de los fenómenos que atentaban contra sí mismos: desde nuevas invasiones extraterrestres (The Day the Earth Stood Still), virus creados en laboratorio (Resident Evil y World War Z) y hasta el mismo planeta tratando de erradicar al ser humano (The Happening).

La cosa se puso más interesante sin duda alguna.

Parasyte pertenece a ese grupo de historias que exponen la fragilidad de la vida humana pero que también establecen las razones sólidas por las cuales, hasta cierto punto, nos lo merecemos. No obstante, se diferencia en el pequeñísimo detalle de que el argumento fue pensado y narrado en la década de los 80.

Advertencia: a partir de aquí hay spoilers

Como la mayoría de las producciones de animación japonesa, Parasyte es originalmente un manga que relata la historia de una extraña aparición de parásitos en la Tierra que se comen los cerebros de las personas, para luego poseer sus cuerpos y alimentarse de otros seres humanos.

El protagonista, Shinichi Izumi, es un estudiante de 17 años que vive junto a su familia en la ciudad de Tokio. La noche en que aparecen estos parásitos con forma de gusano, Shinichi es atacado por uno de ellos mientras dormía. Luego de cierta sorpresa y forcejeo, el gusano logra abrirse camino a través de la mano derecha de Shinichi tratando de avanzar hacia la cabeza, sin embargo, el protagonista lo impide aplicando presión sobre su abrazo. Debido a esto, el parásito se rinde en su ruta hacia la cabeza de Shinichi y, a cambio, se apodera de su brazo. Esto le permite al parásito tomar conciencia y personalidad propia, transmutar su cuerpo de infinitas formas e iniciar una relación de coexistencia con su huésped. Para Shinichi esto no es más que una lúcida y terrible pesadilla. Pero, al cabo de un par de días, este no tiene de otra que aceptar su desafortunado destino.

Debido a que el parásito se apoderó de su brazo derecho, Shinichi decide llamarlo Migi en japonés, que en español significa «mano derecha». A diferencia de los otros parásitos come humanos, Migi no demuestra interés en comérselos. ¿La razón? Solo le basta alimentarse de los mismos nutrientes que circulan por el cuerpo de Shinichi.

Hasta aquí llega la parte cómica de la historia. Entonces, ¿qué sigue?

La aparición de Migi lleva a Shinichi a tener encuentros y enfrentamientos a muerte con otros parásitos que ya se han alojado en el cuerpo de otras personas, sin descartar que también han sido autores de múltiples, horrorosos y brutales asesinatos. Los medios informativos dan cobertura amplia a los extraños casos de personas descuartizadas, mientras que las autoridades gubernamentales no saben qué hacer. Esto produce en Shinichi diversas dudas que lo sitúan en una posición incómoda y de auto cuestionamiento: ¿se esconde y se protege o aprovecha las nuevas habilidades adquiridas a través de Migi y soluciona este problema?

Lidiar con esta disyuntiva, con Migi y con su vida normal (escuela, familia, amigos, su crush), llevan a Shinichi a tomar decisiones inesperadas que, con el tiempo, harán de su vida una bomba de tiempo.

Por otro lado, la historia nos presenta la perspectiva desde el punto de vista de los parásitos. ¿Por qué aparecieron en la tierra? ¿Qué los creó? ¿Cuál es su propósito? Si bien es cierto, los parásitos tienen una programación primitiva y elemental que los llevan, por instinto, a devorar los cerebros humanos y apoderarse de sus cuerpos. También pueden transmutar y cambiar el cuerpo de su huésped a voluntad y poseen una fuerza descomunal. Algunos parásitos aprenden, maduran y evolucionan con mayor velocidad que otros. Todo esto les permite emular el comportamiento de las personas para pasar inadvertidos. Incluso desarrollan cierto intelecto, lo que les permite explorar y establecer un criterio base para justificar su existencia.

No obstante, ¿qué los diferencia de los seres humanos per se? Esta interrogante es fundamental, ya que los parásitos, siendo criaturas distintas, consideran que poseen características que los asemejan a cualquier otro ser vivo: para sobrevivir deben alimentarse. Hasta cierto punto, hay una gran verdad que los parásitos dejan en evidencia: los seres humanos son tan depredadores y violentos como ellos; la única diferencia es que los parásitos son depredadores de humanos.

Si les gustan las historias con abundantes cantidades horror, sangre y decadencia humana, este es un animé que definitivamente asegurará la dosis necesaria para que usted se entretenga y, de paso, reflexione un poco sobre el peso que tiene la humanidad sobre el destino de toda la vida en el planeta Tierra. La serie cuenta con 24 episodios y puede disfrutarlos con licencia, sin censura y subtítulos en Crunchyroll (sitio de streaming de animé que mencioné en mi primera publicación). Y si aún no se anima a probar o suscribirse en Crunchyroll, pues, cliqueen aquí para que se diviertan sin los atributos anteriores (bueno, sí con subtítulos).

Tráiler:

¡Perdón de nuevo por la publicación tan larga! Como muestra de mis disculpas les dejo un monster potato.

Comments

comments

Written By
More from badhairdays

“The City of New York vs. Homer” – 9/11

Por Chineman @mre_87 Hoy se conmemoran 13 años del atentado terrorista que...
Read More

Comenta acá