Potterweek: …y las Reliquias de la Muerte

BHD_sergio-beeche

 

 

Por Sergio Beeche Antezana

 

[El primer libro salió a la venta hace diecinueve años; la primera película hace catorce; y la conclusión de la saga apenas cumplirá cinco años en julio de este año. Con la promesa de expandir, cada vez más, un inmenso universo de la mente de una imaginativa escritora, repasamos los ocho filmes de la saga (porque volver a los libros, sería una tarea mucho más extensa) y comentamos cómo se sostienen las adaptaciones cinematográficas con el pasar de los años con Potterweek. Esto en preparación para la continuación de la historia de Harry con la publicación del libreto de la obra de teatro, The Cursed Child.]

 

____________

 

¡Lo logramos! Llegamos al gran final. El gran enfrentamiento entre Harry y Voldemort. Pero no. Tendríamos que esperar un poco más. El último libro sería dividido en dos partes para “hacerle justicia” al vasto material que se iba a adaptar de la novela final. Fue aquí que comenzó la moda con este tipo de sagas, cosa que es una mera táctica monetaria, nada más. Quien haya creído esa excusa del estudio era solo por la felicidad de tener a Harry en pantalla por un tiempo más. Curiosamente, esta es la única saga que consigue hacer bien esa separación. Deathly Hallows parte 1 es una película totalmente diferente a la parte 2, y esa es una ventaja y desventaja para lo que se quería contar. Mientras una abarca el tono de desarrollo de personajes, la otra se trata del mero clímax final, sin profundizar en mucho más allá de dos o tres personajes.

Entonces, como se trata de la misma historia, y para mantener el número mágico y dejarlo en 7 reseñas, abarcaremos los dos filmes aquí.

harry potter y las reliquias de la muerte 2

 

La primera parte comienza de manera conocida. Como decidieron dividirla en tono y acontecimientos, y es la manera en que ahora la vemos nosotros también, todos los escenarios conocidos son de acción durante la primera hora (incluido el regreso del elegante Ministerio de Magia) y, a la vez, despide a varios personajes con secuencias iniciales de peligro (los Dursley, Moody y Hedwig). Luego, al tomar posesión del Ministerio los mortífagos y atacar la boda de Bill y Fleur, nuestro trío protagonista debe escapar y resguardarse mientras se embarcan en la búsqueda de los horrocruxes, para poder derrotar a Voldemort. Hasta ahí, todo es conocido. Pero es luego de la primera hora que la película se separa de interiores y sale a parajes naturales que le dan un dinamismo que la saga nunca había tenido.

Durante el tiempo que están en modo de escape, el sentimiento que predomina es la incertidumbre. Con pocas maneras de saber cómo avanzar, la historia debe fluir con los diálogos, interacciones y reacciones de Harry, Ron y Hermione, sin un claro futuro. Por eso, la segunda hora de la Parte 1 es de lo mejor. Su pausada naturaleza de road movie y por la salida de la zona de confort de la producción, que basó en interiores las mayoría de las historias durante seis años, hacen que las locaciones diferentes, y los silencios que vienen con ellas, permitan más profundidad en imágenes y expresiones. Contraste importante ante las solas descripciones que ofrecen las páginas del libro.

harry potter y las reliquias de la muerte 1

Luego, el desenlace —que no lo es— ve morir a un personaje más, mientras aparece la cantidad de pistas que irán a formar parte de la siguiente y de la comprensión de lo que serán los cierres de la historia que se parte a la mitad.

Deathly Hallows tiene, además, The Tale of the Three Brothers, una secuencia con elegancia visual y de creatividad importante para darle el título a la película y las motivaciones detrás de la ambición Voldemort. Resulta una pequeña subtrama que aporta al fondo de la principal, pero que funciona independientemente como un relato genial, parte de la mitología incansable de Rowling.

Entramos, entonces, a la segunda parte, que es otra película, sí; pero no deja de ser la misma historia. El tono de aventura sigue presente durante la primera media hora, antes de volver a Hogwarts, donde sucede la confrontación principal. Los acontecimientos de la primera, que fueron explicados con esa sutileza que al director siempre le gusta esconder en los oscuros encuadres, quedan un poco olvidadas, justamente por eso: por la separación y olvido de la historia (solo los lectores comprenderían cada detalle, explicado o no). Entonces, los sucesos de las dos horas finales van a un ritmo más acelerado y de pura exposición y aclaración de cosas pasadas. Ahí, Alan Rickman se lleva el peso más grande, no solo por la revelación de su personaje, sino por su excelente actuación. Lo demás, pasa por pura explosión, efecto visual y emoción del clímax final. Por más que se quiera terminar una historia, el rendir homenaje a todos los detalles del libro causó que el corte del último filme lo hiciera apenas pasable como buen entretenimiento. Eso sí, con sus muy buenos momentos y buena dosis de nostalgia.

Al final, creo que todas la adaptaciones de Potter sufren de lo mismo al intentar abarcar el gigantesco y vasto mundo que Rowling expandía y expandía conforme escribía sus libros. Las películas tenían que buscar partes que no fueran totalmente vitales para la historia y encontrar campo para una narrativa de cine que no fuera completamente descabellada internamente. No siempre se podría complacer a los fanáticos más exigentes; la mente es mil veces más grande e imaginativa que las imágenes plasmadas en la pantalla del cine. Por suerte, con las últimas películas, esas imágenes han sido de una elegancia especial y adecuada para la saga; resultó ser el aspecto más sobresaliente.

(He aquí una teoría: Harry Potter es una muy grande y costosa serie de ocho episodios, en la cual, cada una tiene sus altos y bajos, pero distinguidos por la visión del director y por la idea de la escritora original. Así, la temporada general es altamente recomendable y divertida de ver. Y el debate del mejor episodio estará presente por siempre.)

harry potter y las reliquias de la muerte 6

***

El concepto de Harry Potter es parte de la vida de una mujer que sufrió mucho, pero que pudo salir adelante en compañía de este peculiar mago que ahora comparte con nosotros y forma parte inamovible de la cultura pop actual y futura. Su planeado final, que vimos aquí, fue la decisión de ella, quien podía escoger cómo terminar su creación. De ahí viene mi admiración más a la mujer creadora que a su creación. Ella sabe lo que hizo, sabe lo que consiguió y completó, pero sin perder de vista los detalles que le ayudaron a lograr semejante fenómeno y continuar trabajando en eso que le apasiona y que le hace feliz.

Es parte de lo que creía Harry. Aquello por lo cual luchó y triunfó, por más deslices que hubiera en el camino. Llegar a decir esa pequeña frase que puede significar tanto con tan poco y que puede representar el comienzo de una nueva aventura: la que todos tenemos en nuestros propios términos, pero siempre enfrentándonos a los obstáculos que puedan venir en el camino. Poder decir de nuestra vida: “All was well”.

harry potter y las reliquias de la muerte 4

No se trata de lo que es, lo que cumplió, lo que logró o dejó de lograr. Es sobre lo que significó para quienes crecimos con él, con cada aventura y emoción, cada muerte y cada triunfo, por más pequeño que fuera. Atreviéndose a tener esperanza, atreviéndose a soñar con lo mejor, atreviéndose a amar; así es como Jo Rowling nos dejó conocer y entrar en esa pequeña pero inmensa creación que estuvo por tanto tiempo —y aún mantiene viva— en su mente. Esa alma imperfecta pero capaz y aventurera con la que nos identificamos. Con ese que representa el deseo de seguir y alcanzar aquello que nos haga felices y nos permita seguir amando. Con Harry.

harry potter y las reliquias de la muerte 5

 

Observaciones extra

—Gracias por ser parte de Potterweek. Espero que hayan disfrutado leyendo así como yo disfruté escribiendo y volviendo a ver las películas. Recuerden que todo esto fue para celebrar la continuación de la historia, diecinueve años después (no como libro escrito por Rowling, sino una idea desarrollada como obra de teatro), el libreto ya debe estar a la venta. Esperen reseña de ese en un futuro cercano.

—Al escuchar las tonadas iniciales de la parte 2, no pude evitar sentir un hueco en mi estómago. Pude experimentar, de nuevo, esa sensación tan curiosa que creía que solo podría haber sentido cinco años atrás. La sensación del final.

—La duración de la primera: dos horas y veintiséis minutos. De la segunda: dos horas y diez minutos. Para un total de cuatro horas y treinta y seis minutos.

—Para tantos maratones que la gente hace últimamente justamente de series y al ser filmada como una película gigante, pienso que ver las dos partes seguidas sería una experiencia interesante. El avance de ritmo y temas evoluciona un tanto mejor y con más entretenimiento.

Alexandre Desplat compone la música para las dos partes finales. Lástima que, aunque tiene sus melodías y tonadas agradables, son los dos soundtracks menos adecuados para escuchar por sí solos o como complemento perfecto para la imágenes.

—Por eso, y más, uno no deja de preguntarse si lo épico del final pudo haber sido solo un poco más catártico. Que el impacto hubiera llegado un poco más allá. Uno solo puede especular. (What if?)

—Este el regreso de Dobby a la pantalla desde la segunda. Lástima que sea como mero truco para poder avanzar la trama. Aunque se entiende desde de un punto de vista de efectos especiales. “Such a beautiful place… to be with friends.”

—El pequeño baile entre Harry y Hermione es la prueba perfecta de que es posible agregar desarrollo de personajes sin necesidad de adaptar todo; más bien, agregando algo que solo era posible con la película. El impacto nunca hubiera sido igual en el libro.

—Escenas memorables: La conversación entre Harry y Hermione en el Bosque de Dean. El éxodo. Y esta persecución.

—Más escenas memorables: El Courtyard Apocalypse (aún recuerdo el silencio y tensión que se sentía en la sala de cine en esta parte las veces que la vi). Los recuerdos de Snape en el Pensadero y ver como todo cobra sentido al fin. Y el duelo entre Snape y McGonagall (demasiado genial, pero demasiado breve).

“Do noy pity the dead, Harry. Pity the living. And above all… all those who live without love.”

“Of course is happening inside your head, Harry. Why should that mean that is not real?”

“Why do you live?

“Because I have something worth living for.”

“You have your mother’s eyes.”

Piertotum Locomotor!  

Comments

comments

More from Sergio Beeche Antezana

Halt and Catch Fire es la perfecta suma de sus partes

    Nos estamos acostumbrando a una manera un poco muy serializada...
Read More

Comenta acá