Persona non grata: el final de una de las temporadas más tensas de The Americans

Con “Persona Non Grata” culmina una temporada emocionante, en la que cada vez hay más cosas en juego y, tristemente, menos jugadores.  En esta cuarta temporada de The Americans se pudo sentir como todas las tramas planteadas desde la primera temporada se están comprimiendo y están convirtiéndose en una especie de olla de presión que se prepara para estallar.

El título de este final me parece maravilloso porque hace alusión a la verdadera esencia de The Americans, una serie en la cual cada personaje es una “Persona non grata” para alguien. Sin duda se refiere directamente al Residente Arkady, a quien su estatus diplomático de  “Residente” le ha sido finalmente arrebatado, pero nos habla de todos los personajes, desde William hasta el Pastor Tim.

Fue una temporada en la que muchos de los temores de los personajes fueron confirmados y validados, lo cual, tristemente, nos puede dar una idea de lo que le depara el destino a los Jennings. Fue también, una temporada de mucha reflexión y soledad.

Es un mundo solitario

Podría decirse que la soledad fue probablemente el tema más importante, la soledad y las consecuencias de estar solo o no estarlo. A Elizabeth, por ejemplo, su última misión le cobró una muy cara factura emocional -y a todos nosotros- porque se permitió conocer y querer a su objetivo, Young-Hee. De hecho nunca en toda la serie habíamos visto a la espía tan devastada por una misión o por perder a alguien en su vida.

Por otro lado está Martha, una secretaría del FBI que se convirtió en un objetivo, precisamente debido a su soledad y vulnerabilidad, quien a consecuencia de sus circunstancias, probablemente ha tenido que abrazar una soledad más grande de la que jamás imagino.

En un paréntesis tengo que confesar que si a alguien voy a extrañar es a Martha, pues es uno los personajes femeninos más impresionantes que ha existido en mucho tiempo -sin duda gracias a la interpretación poderosa y a la vez conmovedora de Alison Wright. Martha realmente se robó un pedazo del corazón de Phillip y ¿cómo no? Si al recordar la despedida entre ellos aún quieren venir lágrimas a mis ojos.

BHD_finaletheamericans_martha
“No estés solo Clark, sí? No estés solo”

Henry, es uno de los pocos personajes inocentes que quedan en The Americans y debido a esto, él también ha tenido que lidiar con su propia soledad y aislamiento, sin saber por qué, especialmente en el final de temporada cuando se queja con sus padres de que tuvo que ver el “Gran Tazón” solo porque ellos no estaban.

Y ni qué decir de la encarnación de la soledad misma, William Crandall. Ningún personaje ha tenido resistir la soledad tanto como William. Como él mismo dijo, al principio era su “súper poder”, pero en su lecho de muerte, confiesa que fue su maldición. La muerte de William es una profecía auto cumplida, exactamente como él esperaba morir, bajo los efectos un virus espeluznante que iba a derretir sus entrañas. Sin embargo, tal vez temer tanto su destino le dio algo de paz al final, además, aunque en manos de sus enemigos, su muerte no transcurrió en soledad.

BHD_finaletheamericans_william

William fue un personaje que disfruté muchísimo con todas sus capas y complejidades. A su vez siento que este personaje es como una advertencia para los Jennings, en particular Phillip, muriendo por una causa en la que ya ni siquiera cree.

Mi pequeña Espía

Desde que se enteró, todos sabíamos que las cosas no iban a ser fáciles para Paige, ni para sus padres. Por un lado, después de dos temporadas lidiando con el hecho que de sus papás son espías rusos, hemos visto a Paige convertirse en una pequeña espía ella misma, algo que Elizabeth permite casi gustosamente, pero afecta a Phillip en lo más profundo de sus entrañas.

BHD_finaletheamericans_beso

A pesar de esto, la misión que ella se ha autoimpuesto (trabajar a Matthew) puede ser la más importante para los Jennings en este momento, le guste o no a Phillip, que además de lidiar con el despertar “espía” de su hija -con el que nunca estuvo de acuerdo- está pasando un muy mal momento lidiando con un proceso natural en la vida de cualquier padre, que es aceptar que su niña ya no es una niña.

En el lado más ligero de la historia, fue refrescante ver a un Stan Beeman bromeando sobre Matthew y Paige, aún cuando a Phillip no le hizo nada de gracia.

El final se siente

Ciertamente “Persona non grata” y la cuarta temporada en general cerró muchos capítulos para The Americans, nos despedimos de Nina, Martha, William y el agente Gaad y al parecer también nos toca decir adiós a Oleg y a Arkady.

Sin embargo, también abrió sus puertas para nuevas posibilidades: Phillip no está dispuesto a dejar que su trabajo lo destruya, Elizabeth no desea arruinar las vidas de sus hijos arrastrándolos a Rusia, Paige no va a dejar de ver a Matthew, aún si es por pura rebeldía. A todo este conflicto latente, se suma la llegada de Mischa, el muy ruso hijo de Phillip.

BHD_finaletheamericans_misha

Los Jennings no están tan cerca de ser atrapados como ellos creen, pero pienso que sus vidas corren más peligro del que nosotros creemos. Beeman y Alderholt no van a ignorar esa última preciada información que William les dio.

Para muchos puede ser que este final tan tranquilo sea una desilusión, para mí, fue exactamente el final que la temporada merecía, con la tensión característica de The Americans y con la promesa de muchas cosas por venir.  Esta serie demuestra que no se necesita un final de impacto, para entregar un final poderoso. El show recientemente fue renovado para sus dos últimas temporadas, las cuales, esperaré con ansias y con el corazón en la mano.

Comments

comments

Tags from the story
, , , , ,
Written By
More from Ester Solís

Halloween es mejor gracias a “La Casita del Horror” de Los Simpson

Ciertamente Los Simpson tienen un largo recorrido, siendo una de las series...
Read More

Comenta acá