Los 8 finales más traumáticos de la televisión

No sé cómo vaya a terminar Breaking Bad, y estamos prontos a saberlo, pero por ahora puedo enumerar algunos finales insólitos de series que muchos de nosotros vimos, y que pudieron haber marcado nuestra vida de forma trágica. Como dije, esto se trata solamente de “finales” tristes de series, no de episodios  – si no la lista sería inmensa. Si se les ocurre más series que agregar, ¡están invitadísimos a comentar!

1. Súper Campeones:

Se dice que el final que les voy a comentar es obra de algún fan latinoamericano y que no hay pruebas de que realmente este haya sido el verdadero. El creador de la fábula, Yōichi Takahashi, desmiente que haya terminado así, sin embargo cuando me mencionaron de este final quedé en shock. Resulta que cuando el equipo de Japón va a jugar la final de mundial contra Brasil, sucede algo inesperado: Oliver despierta de un sueño. Aparece lo que supuestamente fue el inicio de la historia: Oliver cruzando la calle para agarrar su balón de fútbol, cuando pasa un auto y lo aplasta. Finalmente aparece Oliver en una cama de hospital… SIN PIERNAS. ¡WTF! Cualquier niño que llegue a ver eso aprende a no creer en nada en la vida.

Moraleja: Mejor no soñar en grande, porque después ¡PUM! ¡sin piernas!

2. ALF:

La popular serie de los 80s tiene también un final trágico (este sí es real), donde el extraterrestre tan querido por los Tanner y por el resto del mundo (menos la ATF: Alien Task Force), recibe un llamado de 2 sobrevivientes de Melmack, que lo buscan para que se vaya con ellos a otro planeta para repoblarlo. A pesar de que a Alf le costó muchísimo decidir entre los Tanner y sus “compatriotas”, decide unirse a los suyos. Después de una gran fiesta de despedida terrícola, Alf se despide y llega al punto donde quedó de verse con sus amiguis, lastimosamente cuando llega -antes de montarse en la nave- la ATF, que desde un inicio buscaba a Alf para someterlo a todo tipo de experimentos y torturas- lo captura… Y nos rompe el corazón pensar en las atrocidades que la ATF pudo haberle hecho, ya que obviamente preferían hacerlo pedacitos con un cortauñas que aprender de él.

Moraleja: En caso de elegir entre aliens y humanos, mejor ninguno.

3. Dinosaurios: 

Este es un final bastante bizarro, donde el papá dinosaurio, Earl Sinclair, al quedarse a cargo de la compañía WESAYSO, “mete la pata”, ya que instalan una empresa de frutas plásticas (ajá) bajo el suelo, lo que provoca la muerte de los escarabajos. Estos escarabajos se alimentaban de unas enredaderas, y cuando desaparecieron, las enredaderas crecen sin control. Los dinosaurios, al mando de Earl, matan la enredadera, y con ella, todas las formas de vida vegetal en el planeta. Earl se encuentra triste y desolado, y mientras la tierra empieza a congelarse, se queda con su familia en la casa, se disculpa por lo que hizo ya que “él sabe que puso mucho interés en el progreso y la tecnología, y poco respeto hacia la naturaleza, porque es fácil dar la naturaleza por sentado, ya que siempre está ahí” y los “reconforta” diciéndoles que los dinosaurios han existido por 150 millones de años, que eso no los va a matar… Hola, seres humanos, si este final no los pone a pensar, no tienen alma. Un final brillante, y triste.

Moraleja: Por si no entendió, estamos matando el mundo, y nos va a pasar lo mismo que a los dinosaurios, por confiados.

4. David el Gnomo:

Según esta serie, los gnomos viven hasta los 400 años de edad, y David y su esposa Lisa tenían alrededor de 399 años… Pues, eso sería, básicamente. Grasper, el mejor amigo de la familia, David y Lisa, se emborrachan la noche antes de su partida, brindando felizmente por la vida que tuvieron. Swift, el zorrito amigo de David, acompaña a la pareja de gnomos y a Grasper (todo metiche) a la “Montaña Eterna”, donde van a despedirse del mundo y de Swift. Allí se pegan una llorada terriblemente triste. Swift quiere ir con ellos, pero David le explica que no es posible. Finalmente, ambos mueren y se convierten en árboles. Luego Swift se encuentra una zorra con un gnomo igualito a David (el diseñador de los personajes no era tan habilidoso), se va corriendo detrás de la zorra, jadeando, y se le olvida la llorada que se acaba de pegar.

Moraleja: No confíen nunca en un zorro, no tienen corazón – o retentiva.

5. La casa de la pradera:

El episodio final de “La casita de la pradera” nos muestra cómo Nathan Lassiter, un millonario, planea comprar todos los terrenos del pueblo en que se encontraba la casa. El pueblo se resiste a evacuar los terrenos, por lo cual Lassiter envía fuerzas armadas a sacarlos de allí. Entonces, el pueblo decide volar con explosivos (ajá) todas sus casas, una por una, porque claro, los campesinos son expertos en el manejo de explosivos de primera línea. Luego se encuentran con el malvado Lassiter, lo mandan al demonio y se van cantando.  Al final solo queda una casa, obviamente la casa de la familia Ingalls, que finalmente se convierte en un nido para conejos (ajá) y seguro estaba embrujada, porque no la hicieron explotar con pólvora.

Moraleja: Destruir tu casa con explosivos, no importa el gasto innecesario, es catártico, Try this at home.

6. 3rd Rock From The Sun: 

En el episodio final de la sexta temporada, a los extraterrestres les cancelan su misión en nuestro planeta, después de tratar de salvar la Tierra de un malvado extraterrestre llamado Liam -que quería convertir a los humanos en monos. Dick le revela a su amada Mary que es un extraterrestre (no entiendo cómo la bruta nunca supo), y como esta lo amaba tanto, decide unírsele… Los 4 extraterrestres hacen una fiesta de despedida y finalmente, se preparan para partir, con mucho llanto y nostalgia. Minutos antes de irse, Mary se da cuenta de que no quiere dejar el planeta Tierra, por lo que Dick le pega en la nuca (como el Encantador de Perros) para que se olvide de esos 6 años en los que estuvo con él, y la dejan tirada inconsciente. Nunca sabremos qué habrá pasado con esa mujer con terrible dolor de cuello, cuando alguien le haya explicado lo que pasó los últimos 6 años. Existe un final alternativo que se encuentra también en el siguiente video, donde Dick regresa y secuestra a Mary.

Moraleja: El encantador de perros tiene siempre la razón

7. Candy, Candy

Como si toda la serie animada no hubiera sido la cosa más triste que podamos imaginar, la sufrida Candy tiene un final terrible. Después de nunca haber podido “vivir y disfrutar la alegría de la juventud” en paz, Candy empieza a ver cómo las cosas mejoran en su vida. Cuando finalmente logra olvidar a Anthony y conoce a quien se convertiría en su nuevo amor: Terry; todo empieza a complicarse. Terry es un actor de teatro, de quien tanto Candy como Susana, una compañera de trabajo, están enamoradas. En una ocasión, la vida de Terry peligra – ya que le iban a caer unas luces durante una función, y Susana lo salva, perdiendo una pierna. La madre de Susana trata de obligar a Terry a que se case con su hija, aunque Terry esté perdidamente enamorado de Candy. Cuando Susana trata de suicidarse, Candy la para, y se da cuenta de que Susana ama demasiado a Terry. Por lo cual decide dejarlo, y regresa a Chicago. Él se despide diciendo: “¡Prométeme que serás feliz, Candy!”. Luego Candy termina dándose cuenta que el Príncipe de la Colina siempre fue Albert, que además era el bisabuelo William, que la había adoptado. Y Candy vuelve a la colina de Pony. Totalmente injusto. ¿Cómo una muchacha puede tener una niñez normal después de esto?

Moraleja: La vida no vale un cinco

El final de Candy fue tan triste, que los italianos decidieron hacer uno propio, donde se devuelve a New York para quedarse con Terry:

8. The Big C

Por cuatro muy buenas temporadas, conocimos y nos enamoramos de Cathy Jamison y su familia, luchamos con ella en buenas y muy malas, y a pesar de que en muchos casos el desenlace de la palabra con “C” puede ser negativo, en cada episodio nos llenábamos de esperanzas y nos uníamos al dolor de la familia Jamison. Inclusive llegamos a creer que Cathy iba a vivir, y ojalá por siempre. Después de 3 temporadas de risas, y algunas lágrimas, Cathy -al darse cuenta de que pronto morirá-, decide irse a vivir a un hospicio, para que su familia pueda vivir en un hogar que les recuerde felicidad, y no muerte. Cuando va a morir, primero se le acerca el gato del hospicio que anuncia la muerte, lo que nos dio unos escalofríos terribles, y luego, a la hora final, algunas caras conocidas la llevan hacia “la luz”, como el Dr. Atticus (que muere un poco antes que ella y se le aparece en una visión) y Marlene, su ex-vecina. Cathy logra despedirse de todos, inclusive de su insoportable padre, y hasta logra ver a Adam (su hijo) graduarse del colegio.

Ella se va en paz, y sus últimas palabras fueron “Lucky Me” (Afortunada yo), describiendo la vida maravillosa que había tenido, la familia hermosa con la que compartió, sus amigos fieles y experiencias inolvidables. Y para terminarnos de enamorar: Nos muestran a Cathy nadando en una piscina (su cielo), cerca de Marlene y su perro, que también murió en la 4ta temporada. Creo que lo más triste pudo haber sido cuando Paul (su esposo) llega a dejarle sus flores favoritas. Ella dice: “¡Paul, son hermosas!”, pero realmente Cathy ya había muerto y la enfermera le da la noticia a Paul. Nadie quiere aceptarlo, pero todos llegamos a morir en algún momento, y ojalá todos llegáramos a tener una despedida tan bella como la de Cathy.

Moraleja: La muerte va a llegar, aunque no queramos, más vale entonces vivir felices todo el tiempo que podamos.

Comments

comments

Written By
More from Elena Faba

It’s Always Sunny In Philadelphia: Los 10 mejores inventos

Como hemos recalcado en muchísimas ocasiones, y como personalmente defino: It’s Always...
Read More

9 Comments

Comenta acá